Huéspedes inesperados, Sadie Jones

jueves, 12 de junio de 2014
Buenas!!
Hoy os escribo para contaros lo mucho que me ha impactado la última de las lecturas que he realizado en este ecléctico año lector que llevo. Se trata de Huéspedes inesperados, la tercera novela de una autora inglesa que desconocía (Sadie Jones) y que compré en Navidad pensando que lo iba a pasar en grande con una historia muy a lo Downton Abbey y... mejor que leáis la reseña entera.

¿De qué va? Huéspedes inesperados cuenta el que, posiblemente, sea el cumpleaños más catastrófico y buñuelesco e inexplicable de la época eduardiana. Se trata del 20 aniversario de Esmerald Torrington, la primogénita de la familia Torrington que se ha visto abocada a la ruina y cuyo caserío al más puro estilo Pemberley (Sterne, en este caso) están a punto de perder. Su padrastro, casado en segundas nupcias con su madre Charlotte, se marcha bien temprano a la ciudad en busca de un aval que le preste el dinero suficiente para afrontar sus deudas y no perder el hogar familiar, mientras en la casa quedan la propia Esmerald, su madre, sus dos hermanos (el indolente Clovis y la traviesa Imogen, a la que llaman Smudge) y un mermadísimo equipo de trabajo: la cocinera, su ayudante y un par de mozos que trabajan el jardín y alimentan los animales.
La familia espera la llegada de los amigos de Esmerald (Patience y  su hermano Ernest en lugar de la, a priori esperada, madre de los chicos), que se sucede según lo previsto. Y hasta aquí lo que de organizada tiene la jornada, porque de pronto Sterne se verá abordada por un grupo de supervivientes de tercera de un tren estrellado, capitaneados por un extraño viajero que iba en primera y que convertirá la celebración en una macabra reunión que muy bien pudo idear Luis Buñuel o cualquier otro autor de Vanguardias.

Decir que me ha gustado esta novela es faltar a la verdad porque, al terminarla, había pasado por tal tsunami de ideas y opiniones que he tenido que dejar pasar un par de días para centrarme y poder coordinar todo lo que la novela me indujo a pensar. Y pienso que esta novela está correctísimamente escrita, que la autora domina con soltura el momento histórico y las clases sociales que maneja y que, pudiendo habernos ofrecido un capítulo de Downton Abbey sin más, le da tantas vueltas de tuerca a la historia que se convierte en algo totalmente distinto.
Nos encontramos ante una novela engañosa, de poca acción y muy intimista, centrada en la evolución de unos personajes que, en cuestión de horas, verán puestas del revés todas sus creencias y deberán elegir qué hacer cuando la verdad salga a la luz.
En resumidas cuentas, ha resultado una novela muy novedosa y refrescante, algo que no había leído nunca y que me ha dejado patidifusa en ocasiones para zarandearme después y volverme a dejar donde estaba... pero del todo cambiada, como les ocurre a Esmerald y compañía.

Recomiendo su lectura a todo aquel que disfrute con Downton y a la vez con la locura de Dalí, el esperpento de Valle Inclán o los rompecabezas sin sentido del gran Boris Vian. Si no os gusta la literatura con un punto de surrealismo o irrealidad, no os confundáis, ésta no es una novela histórica o costumbrista. Eso lo es en las primeras cien páginas, pero luego se convierte en todo un hallazgo de valentía creativa que no puedo más que aplaudirle a la autora. Me fascina su coraje para escribir una sagaz crítica social rompiendo todos los moldes y cómo sale airosa de tamaña odisea.

Para releer de vez en cuando.

2 comentarios:

Laura López Lamiel dijo...

¡Hola, Ana!

La verdad es que por lo que cuentas es una novela de lo más original, me ha picado la curiosidad ;) Y Sadie Jones me suena y no sé de qué. Voy a ponerme a investigar su obra. Una entrada fantástica, como siempre.

¡Un beso y un abrazo muy grandes!

Laura

AnaCremades dijo...

Es súper original, Laura. Todavía me acuerdo de ella con esa mezcla de Downton y Buñuel que tanto me sorprendió y me gustó.
Besos,
Ana.