Películas que dejan huella

sábado, 26 de enero de 2013
Buenas noches. En los últimos días, he visto un par de películas que me han gustado especialmente y que, debido a que no son los típicos estrenos mediáticos hollywoodienses, han pasado bastante desapercibidas por las carteleras españolas. Como me encanta el cine, me encanta descubrir pelis que casi nadie o muy poca gente conoce, y quisiera compartir con vosotros estos dos descubrimientos (y, ya de paso, hablaros de uno de mis directores favoritos, el increíble Wes Anderson).

Descubrimiento nº 1: 50/50
 

Llevo años siguiéndole la pista al actor norteamericano Joseph Gordon-Levitt y, aunque en un principio se me acusara injustamente (mirada mosqueada a mamá) de que me gustaba únicamente por su más que parecido con el desaparecido y muy querido por mi parte Heath Ledger, he decir que este chico no hace más que sorprenderme (para bien) y que poco a poco se está construyendo una carrera sólida y muy interesante que incluye títulos más "vendibles" (como la última entrega de Batman u Origen), con otros menos mediáticos pero muy muy recomendables (entre ellos 50/50).
¿Quieres saber quién te quiere de verdad? Ten cáncer.
50/50 es una comedia dramática (más dramática que cómica) sobre un joven de 27 años (Adam, interpretado por Levitt) al que diagnostican un cáncer muy agresivo de espalda. "¡Menuda diversión!", pensaréis, y sí... tenéis parte de razón, pero lo magnífico de esta peli, lo que me ha llevado a querer recomendárosla y buscar información sobre ella y su proceso de grabación es lo realista que resulta. No es una película que busque la lágrima fácil, no esperéis ver un dramón de sábado por la tarde en la tres porque no lo es. El director, Jonathan Levine, nos ofrece un retrato libre de sentimentalismos y tremendismos sobre cómo en circunstancias extremas, en este caso la enfermedad de Adam, nuestras vidas dan un giro de 180º y paradójicamente, el dolor o el miedo que nos ciega, nos hace también ver de manera diáfana lo que de verdad vale la pena. De la mano de Adam y su proceso de lucha contra la enfermedad, descubrimos sobre la verdadera amistad, el amor, la capacidad de resilencia (ese término que últimamente utilizan tanto en psicología y se refiere a nuestra capacidad para sobreponernos), la familia y la necesidad de vivir cada momento como si fuera el último.
Adam y sus padres en la consulta del médico.
De nuevo os daré la razón si me decís que vuelvo a sonar a cliché "sobremesero" pero no es así porque en 50/50 se mezclan las dosis justas de humor (o media sonrisa), realismo, unos diálogos y escenas que están perfectamente meditadas y, solo cuando es realmente necesario, unos momentos realmente conmovedores, de los que más que hacernos sentir pena nos ponen el nudo en la garganta gracias, sobre todo, a la logradísima interpretación de Gordon-Levitt y unos consortes que también parecen "creados" para sus papeles: Anjelica Houston como sufridora madre, Seth Rogen como amigo graciosete con más trasfondo del que aparenta o Anna Kendrick, que está llamada a hacer grandes cosas si sigue en esta línea que ya emprendió con Up in the Air.
Una película que, como digo en el encabezado de esta entrada, me ha dejado huella y no puedo más que recomendaros.


 
Descubrimiento nº2: Moonrise Kingdom
 
Hablar de descubrimiento en este caso es una soberana mentira. Una de esas que hacen que ahora mismo mi nariz se choque con la pantalla del portátil dificultándome bastante la tarea de seguir tecleando. A Wes Anderson lo sigo desde 2001, es uno de mis directores favoritos y sus películas siempre son motivo de alegría y regocijo interior para mí, así que por eso os digo lo de mentira...
Pero quizá para alguno de vosotros sí lo sea porque Anderson es un director muuuuy peculiar (su universo es claramente reconocible, no hace cine comercial y sus películas son, cuanto menos, "especiales") y porque, normalmente, sus pelis no copan precisamente los multicines españoles.


Suzy y Sam, ¡se quieren!

En este caso, la peli de la que os hablo, su último film, es la historia de un amor preadolescente entre un jovencito scout y una observadora niña con las manos un tanto largas (ver film).
Con un reparto lleno de viejos conocidos (Bill Murray o Jason Schwartzman) y otros que se unen gustosamente a la familia andersiana (Bruce Willis, Frances McDormand, Tilda Swinton, Harvey Keitel y un genialmente sentido Edward Norton), Moonrise Kingdom nos transporta a una pequeña islita donde un narrador con pinta de gnomo (guiño a la indumentaria de sus buceadores en La vida acuática) nos avisa de que en tres días se va a producir una terrible inundación. Con esas 72 horas de margen, acompañamos a un par de niños que se han enamorado, Suzy y Sam, en su aventurera huída: Suzy, de unos padres que no la comprenden, ni se comprenden a sí mismos (el letrado matrimonio formado por Murray y McDormand) y que viven en una casita de muñecas a tamaño real donde la incomunicación es la norma, y Sam de un campamento de scouts donde todos los niños le son hostiles.
A partir de esta premisa, Anderson hace lo que mejor se le da: crear un mundo pintoresco muy muy personal  de colores vibrantes, música de las que se quedan en la cabeza y diálogos en los que demuestra cómo los niños a veces son más adultos que los mismos adultos.
Me ha encantado esa confrontación entre el mundo infantil y el adulto: el primero estructurado y regido por una lógica aplastante; el segundo, lleno de relaciones frustradas y normas rígidas incapaces de permitirles la felicidad.
Los atribulados adultos.
Además, los actores están muy muy bien (no sé qué tendrá Wes que saca lo mejor de todos sus actores) y especialmente me ha gustado la interpretación de la pareja de niños así como de Edward Norton y Bill Murray (¡qué estilismos, por favor!).
Por otro lado, Wes firma siempre sus guiones (de ahí en buena medida que su universo sea tan personal e inequívoco) y este ha sido nominado por la Academia a Mejor Guión Original. La competencia será feroz, pero creo que se merecía la nominación.
En fin, ¡una delicia!

Y hablando de Wes y de lo mucho que adoro el universo de este hombre, no quiero despedirme sin, como os he anunciado antes, recomendaros otras dos joyitas de la casa:


LOS TENENMBAUMS (THE ROYAL TENENBAUMS)
The Royal Tenembaum es la historia de una familia de niños prodigio que, "gracias" a la educación que reciben de sus padres, acaban convertidos en una cuadrilla de desgraciados. Así, como suena. El reparto vuelve a ser de autentísimo lujo y el guión lo firmó a la limón con mi querido Owen Wilson.
Es una película muy original, con momentos en los que te ríes aunque la historia que te cuenta es cruda y su banda sonora, basada en un sempieterno "Hey, Jude" de los Beatles, es inolvidable. Fue la película que me enganchó a Wes Anderson y una de las que veo cada cierto tiempo.


Los Tenenbaums cuando todavía eran felices.



VIAJE A DARJEELING
A Wes le gusta que sus personajes posen en los carteles promocionales. Otra marca de la casa ;)

Y, ¿qué decir de Viaje a Darjeeling? Qué es una gozada (y siento que me repito un poco en esta entrada), qué el trío protagonista está inmenso, inconmensurable, y que Wes lo vuelve a hacer: contar una historia de lo más pintoresca en la que los diálogos son brillantes y los colores... ¡también! Como anécdota, Bill Murray vuelve a aparecer, aunque sea en forma de nostálgico aparte y Anjelica Houston vuelve a su papel de matriarca que tanto ha interpretado para Anderson.

Tres hermano con una misión.

Hasta aquí mi entrada de hoy (que ya os he aburrido bastante). Me encantan las "joyitas" así que, ya sabéis: ¡recomendadme las que queráis!

1 comentarios:

Laura López Lamiel dijo...

¡Hola Ana!Ya sé que soy muy repetitiva pero me encantan tus entradas. Yo también sigo desde hace tiempo a Joseph Gordon-Levitt y cada vez me gusta más. No es el típico actor guapo de Hollywood que ha triunfado debido a su físico. Es un tipo con un gran talento y tiene un gran futuro por delante :) Si no has visto "The dark knight rises" te recomiendo que lo hagas. A lo mejor no tiene el nivel de su antecesora, "The dark knight", pero es una peli muy buena ("The dark knight" dejó el listón muy alto) y Christopher Nolan es un gran director. Gordon-Levitt tiene un papel muy importante y el reparto es de lujo :)Sin embargo, mi queridísima Marion Cotillard me decepcionó porque no supieron aprovechar su potencial pero también hay una escena que a nivel interpretativo no me gustó. Si la ves o ya la has visto sabrás de qué escena te hablo. Es curioso que digas que se parece a Heath Ledger (yo también lo creo) ya que pensaron en él para sustituir al Joker de éste último en la última entrega de Batman pero al final no se hizo y Levitt encarna a otro personaje. 50/50 no la he visto todavía pero la tengo en mi lista y le sigo la pista desde hace tiempo. Me alegra saber que no es una película que recurre a la lágrima fácil ya que muchas veces cuando en una película se tratan temas como las enfermedades siempre buscan el sentimentalismo barato. A mí también me gusta descubrir películas que son desconocidas para el gran público con la gran desventaja de que no puedo intercambiar opiniones jaja. De "Moonrise Kingdom" he leído críticas muy buenas y nada más verla vi que era muy pintoresca :) Wes Anderson también es uno de mis directores favoritos porque es muy especial. Se desmarca un poco de los demás y las personas que esquivan lo convencional me encantan :) Ahora que veo a Jason Schwartzman, ¿has visto "Maria Antonieta" de Sofia Coppola? En ella Schwartzman sale con Kirsten Dunst y es una película que me gustó pero no me entusiasmó. Creo que tengo que verla otra vez pero es una visión peculiar sobre la reina de Francia. Y hablando de películas que el gran público no conoce, ¿has visto "Half Nelson" con Ryan Gosling? Me gustó mucho y Gosling se reafirma como un gran actor:) Creo que esto es todo. Si me acuerdo de alguna otra película te lo haré saber :)

Un abrazo,

Laura